25 noviembre 2014

El matemático muerto y congelado

El matemático estadounidense Thomas Donaldson, que padece un tumor cerebral, pidió autorización judicial para que su cuerpo sea preservado por medio de la congelación o «suspensión criónica» y ser revivido cuando la ciencia médica descubra una cura eficaz contra su mal. Sin embargo, Donaldson, de 46 años, no quiere ser declarado muerto antes de su colocación a bajas temperaturas, como lo dispone la ley de California para este tipo de casos. Un grupo de expertos de la empresa «Alcor» del sur de California, que ya tiene almacenados ocho cadáveres, esta espera de la autorización solicitada esta semana. 

El paciente aseguró que, con el visto bueno de las autoridades, desea evitar posibles acusaciones de eutanasia contra el personal que prepare su cuerpo. Los partidarios de la «suspensión criónica», llamada así por la posición del cuerpo tras su congelamiento, consideran que la tecnología del futuro podría permitir curar las enfermedades de las personas congeladas antes de resucitarlas. 

En su petición judicial sin precedentes, Donaldson destaca que desea la conservación de su cabeza, y que en el proceso de congelamiento los expertos podrían incluir también todo su cuerpo, comenzando por un proceso de paralización del corazón. En Estados Unidos, sólo existen instalaciones criónicas en los estados de California y Michigan, cuyos responsables llaman pacientes a lo que las leyes califican oficialmente de «cadáveres».

No hay comentarios:

Publicar un comentario